Aprendiendo a sonreir

Capítulo 2 - 2

Nota: En la historia de Tifa notarás que hay veces que cambia de primera a tercera persona. Esto es porque en el texto original de Nojima hay momentos que utiliza "Watashi..." ("Yo", en primera persona) y otros que utiliza "Tifa..." (en tercera persona). Si utiliza el "yo", habla desde el punto de vista de Tifa.

Autor: Kazushige Nojima
Traductor: Lagunamov2k
Para: www.lagunamov2k.com

Tifa fue a ver a Aerith junto con sus compañeros. Aerith estaba en el fondo del lago de la Ciudad Olvidada. El mundo que iba a salvar a cambio de su vida ahora estaría bien. Eso es lo que se dijo. Tifa escuchó una voz preguntándole si estaba bien. No supo si era su propia voz o la voz de Aerith. Empezó a llorar. Después de que Sephiroth le quitara la vida a Aerith no lloró. Estaba triste, pero transformó esa tristeza en cólera y odio hacia el enemigo. Pero el dolor que sintió cuando visitó este lugar rompió su corazón. Mientras aguantaba el dolor, pensó en cómo había llegado a formar parte de un gran grupo de personas y ser un miembro de Avalancha. Sus lágrimas cayeron de nuevo.

"Lo siento, realmente lo siento."

Sintió la mano de Cloud sobre su hombro. La estaba cogiendo con firmeza, como si no quisiera que se fuera a ninguna parte. A partir de ahora, me permitiré llorar tanto como quiera. Dejaré el resto en sus manos.

No supe qué debía hacer.

* *

Los compañeros de viaje de Tifa se separaron, de la misma forma que cuando se unieron. Vincent se fue como un pasajero que se sienta a tu lado en un tren y se marcha. Yuffie protestó. Preguntó a todos si estaban conforme respecto a separarse, ahora que eran amigos. Barret fue el que le dijo que podían verse cuando quisieran si todos seguían con vida. O tal vez fue Cid. Después de prometer reunirse algún día, Tifa, Cloud y Barret se separaron del resto partiendo hacia Ciudad Corel. Era el pueblo natal de Barret. Para él, las tragedias que ocurrieron allí debido a Mako fueron el comienzo de todo su sufrimiento. Tras un instante de pie en silencio, dijo a los otros que no le siguieran. También tenía que continuar viviendo con sus pecados.

También fueron a Nibelheim. Era el pueblo natal de Tifa y Cloud. No sintieron nostalgia. Su llegada trajo a sus memorias el incidente que tuvo lugar en la ciudad.

"No debería haber venido," dijo Cloud. "te hace revivir el pasado."

Las palabras de Cloud reflejaban también lo que sentía Tifa.

* *

Luego fueron a Kalm. Allí les estaban esperando la madre adoptiva de Aerith, Elmyra y Marlene, a quien habían dejado a su cuidado. Dos familiares de Elmyra tenían una casa en Kalm y allí es donde se hospedaron. Barret y Marlene estaban felices de volverse a ver. Cloud le dijo a Elmyra lo que le había pasado a Aerith.

No parecían muy convencidos, pero Tifa, Cloud y Barret se disculparon por no ser capaces de salvar a Aerith.

"Todos habéis hecho lo que habéis podido. No hay necesidad de disculparse," dijo Elmyra.

Tifa y los demás no podían responder. ¿Hicimos realmente todo lo que pudimos?

Hubo mucha gente que llegó a Kalm en busca de refugio. Las casas normales se convirtieron en refugios de emergencia. Los residentes de Kalm no les cobraron nada, aunque podían haberlo hecho. Incluso la posada suministró habitaciones para las personas que lo necesitaran gratis. Era como si todo el mundo estuviera cooperando para reconstruir el mundo.

"Vamos, vayamos a casa," dijo Cloud.

"¿A dónde?" Barret preguntó.

"A nuestra realidad suspendida."

"¿A qué diablos te refieres con eso?"

"A nuestras vidas normales."

"¿Y dónde tenemos algo así?"

"Lo encontraremos." Cloud miró a Tifa y dijo, "¿bien?"

"¡Sí!" gritó Marlene alegre. Tifa también asintió con la cabeza, pero igual que Barret, ella se preguntaba donde tendrían una vida normal.

Los cuatro volvieron a Midgar. La ciudad se había recuperado de la conmoción y el caos que hubo después de que Meteorito fuera destruido. La gente se puso otra vez en marcha mirando hacia su futuro... no el futuro, a partir de ahora miraron el presente. Ver esto hizo que Tifa se maldijera otra vez. Cuando vio a Midgar desde el cielo había pensado que estaría bien si todo simplemente se olvidaba. No sabía que todavía había tantas vidas aquí. Tifa no iba a poder perdonarse ser tan egoísta. Le contó a Cloud y a Barret que estaba pensando en cuando estaban en la nave. Aunque Barret y Cloud comprendían cómo se sentía, la regañaron. No importa donde fueron o qué estaban haciendo, no podrían borrar los pecados de su conciencia.

"Las cosas son así, y así seguiremos viviendo. Viviremos hasta que paguemos por nuestros pecados. Es la única forma," Barret dijo.

Cuando Tifa y Cloud se quedaron a solas, Cloud dijo, "No deberías preocuparte de tus pensamientos."
"Es.... como soy."

"No."

"Tu eres mucho mas alegre y fuerte. Si has olvidado como eras, estaré ahí para recordártelo."

"¿Realmente lo harás?"

"Probablemente", Cloud dijo ruborizado.

* *

Lo primero que hicieron fue reunir información sobre Midgar y sus alrededores. Había carencia de todos los materiales, y no había información sobre dónde conseguir las cosas. Los tres se separaron y dieron vueltas compartiendo la información que disponían con los que la necesitaran, sobre dónde podían conseguir las cosas que necesitaban. Ayudaron a la gente que no podía moverse por si sola. Por la noche, durmieron bajo una placa en Midgar, los rumores apuntaban a que podía caer en cualquier momento.

Un día, Barret llegó con un vaso de alcohol, un calentador y fruta variada. Se los dio alguien en agradecimiento por ayudarle a desmontar su casa.

"Vosotros simplemente mirad." Barret empezó a preparar algo de comida hábilmente, pero ellos no podían ver lo que estaba haciendo. Han pasado unas dos semanas y aún quedaba alcohol desde entonces.

Descubrieron que era un tipo de alcohol especial hecho en Ciudad Corel. Tifa y Cloud bebieron de su baso lentamente. Barret bebió tanto que incluso alguien podría bañarse en el líquido que bebió. Parecía que lo estuviera disfrutando y hablaba de sus recuerdos de la época pacífica. Borracho, cayó dentro de un pozo. Hacía mucho tiempo desde que Tifa y Cloud no se reían a carcajadas.

Al día siguiente, Barret dijo con aspecto serio. "¿Por que no empezamos un negocio y vendemos este alcohol?"

"¿Nosotros?" Cloud preguntó sorprendido.

"¡No digas tonterías! ¡Nosotros no podemos captar clientes! Tifa lo hará."

"¿Yo?"

"Eres buena en eso."

No hace mucho tiempo, el escondite de Avalancha estaba escondido en un bar llamado el Séptimo Cielo. Fue lo que financió las actividades del grupo. Tifa era la camarera o mejor dicho, la encargada del bar. Barret continuó.

"Por lo que veo, la gente de Midgar se podría clasificar en dos grupos. Aquellos que todavía no pueden aceptar lo que ha pasado y aquellos que están trabajando para sobrevivir. Comprendo como se sienten los dos grupos de personas. Todos están enfrentándose a sus problemas, pero lo están afrontando de diferente forma. La solución para sus problemas es el alcohol."

"¿Por qué?"

"No lo sé. Pero cuando ayer estábamos medio borrachos, nos reíamos. Olvidábamos todos los problemas. Eso es lo que quieren."

"Sí, supongo que tienes razón."

"Los momentos como esos son importantes. Hey Tifa, ¿qué piensas?"

Tifa no podía responder en ese instante. Comprendía lo que Barret estaba diciendo. Pero abrir una tienda le hacía sentir como si volviera a la época de Avalancha. Cloud intervino.

"Tifa, intentémoslo. Si se hace muy difícil lo dejaremos."

"No será difícil. Si Tifa no trabaja acabará pensando en todo tipo de cosas. Y entonces no será capaz de hacer nada."

Eso era verdad.

Los tres hicieron los preparativos. Decidieron construir su nuevo negocio en la nueva ciudad de Edge, al norte de Midgar.

Toda la gente a quienes Barret y Cloud habían ayudado con anterioridad se reunió. Todos ellos transportaron todos los materiales que iban a utilizar para construir partes de la tienda como las paredes y los pilares.

Barret gritaba las instrucciones mientras Cloud iba dando vueltas corrigiéndoles en voz baja. Tifa por otra parte aprendió como hacer la bebida de alcohol de Corel y la mejoró con el propósito de que se bebiera mejor. También pensó en la comida que podía poner en el menú teniendo en cuenta los ingredientes que podían usar. Marlene era como una mascota para las personas que ayudaron a construir la tienda. También se preparaba para ser la camarera de la nueva tienda. Fue un duro trabajo resolver los problemas que aparecían cada día, pero era satisfactorio. A veces Tifa se encontraba pensando sobre lo profundo que sus pecados estaban cuando sonreía, pero alguien siempre la llamaba para preguntarle sobre algo y la interrumpía.

Unos días mas y podrían abrir el nuevo bar, Cloud dijo. Barret preguntó que es lo que iban a hacer con el nombre. Había varias sugerencias pero las de Cloud eran aburridas y las de Barret hacían que pensaras en monstruos. Al final, Tifa fue la que tuvo que decidir. Los dos prometieron que no se quejarían fuera cual fuera el nombre. Pero Tifa no podía pensar con el día de inauguración tan cerca. Un día, Marlene vino y les preguntó qué es lo que iban a hacer con el nombre del bar.

"Todavía estamos pensando."

"Me gustaría que fuera el Séptimo Cielo," dijo Marlene. Era un nombre que Tifa quería evitar. Con tener el pasado en mente era suficiente. No había ninguna necesidad de ponerle un nombre que se lo recordara.

"¿Por qué?"

"Porque fue divertido. Si le ponemos el "Séptimo Cielo" será divertido otra vez."

Lo habíamos olvidado. Los adultos tenían ambiciones pero Marlene era totalmente diferente. Para ella, el Séptimo Cielo fue una casa alegre donde estaban Barret, Tifa y sus amigos.

"Hmmmm, el Séptimo Cielo...."

No podía borrar mi pasado. Sólo podía comprometerme y continuar la vida. Tifa decidió que estaba preparada.

El primer día de la inauguración del Séptimo Cielo fue un gran éxito. El alcohol de Corel era algo que podías permitirte cuando tenías ganas, el precio no era nada especial. Debido a los ingredientes limitados que tenían, no podían preparar comidas especiales. Aún así, la gente buscaba lugares como este. Un lugar donde poder estar con amigos mientras bebías. Un lugar donde podías dejar de lado la tristeza de la realidad o quizá olvidarte de ella y pensar en el futuro. A la gente que no tenía dinero se le permitió poder cambiar objetos por una bebida. Los niños también podían entrar, preparaban toda clase de zumos. Sólo servían aquellos que Marlene probaba y le gustaban. Era alguien que no podía cometer ningún error. Marlene era la camarera que servía la comida hasta antes de anochecer. Aquellos que bebían demasiado se les obligaba a irse a su casa.

Barret estaba bebiendo en una esquina. Tal vez estaba planeando ser el gorila. El trabajo de Cloud era obtener los ingredientes que necesitaban para hacer la comida y alcohol. No conocía la mayoría de los nombres de las frutas y verduras. Al principio, Tifa se sorprendió, pero cuando pensaba en la vida que Cloud tenía, lo entendía. Era gracioso pensar cómo iba a empezar la nueva vida de Cloud, recordando los nombres de las verduras. No, no puedo reírme, Tifa pensaba.

Cloud no era muy social. No se le daba bien hablar. Aún así, iba negociar donde hiciera falta para obtener los ingredientes que necesitaban. Los ingredientes tenían un valor mayor que lo que valían. Cloud también ayudaba.

Después de la primera semana tras la apertura, Barret dijo que se embarcaría en un viaje viendo que el negocio estaba yendo bien. Iba a irse solo, sin Marlene.

"Quiero ir de viaje para arreglar mi pasado."

Cloud asintió con la cabeza como si comprendiera lo que decía.

"¿Arreglar tu pasado...? Yo también quiero hacer eso."

"Vosotros podéis hacerlo aquí. No sólo cojáis. Demostrad que también podéis dar."

Marlene, que siempre había dormido con Tifa, durmió en la cama de Barret, su padre adoptivo, la noche anterior a que se fuera. Sus conversaciones se pudieron escuchar hasta bien entrada la noche.

Al día siguiente por la mañana, Barret se marchó.

Detrás de él Marlene gritaba, "¡Mándeme algunas cartas! ¡Llámame por teléfono también!"

Barret levantó su brazo derecho artificial en el que tenía una ametralladora. Continuó caminando sin mirar atrás. Era la espalda de alguien que no tiene otra manera de vivir que luchando. Me pregunto qué clase de vida encontrará. Recé para que pudiera mantenerse lejos de la guerra. No sólo coger. Rogué para que pudiera demostrar que también podía dar.

"¡Asegúrate de ser una buena niña!"

Escuchando estas palabras, Cloud y Tifa se miraron. ¿Ser una buena niña"?

"¡Cuidaré de Cloud y Tifa!"

Barret dio media vuelta y gritó, "¡Tened cuidado!" Su voz era un poco temblorosa

"¡Unid la fuerza de la familia y continuad con ella!"


Queda totalmente prohibida la distribución total o parcial de esta historia sin mi consentimiento.

Copyright 2000-2005 www.lagunamov2k.com